¡Le damos muchas gracias a Dios por ponerle el deseo en su corazón de ofrendar en nuestra iglesia para la expansión de Su reino y poder ayudar a los más necesitados!

Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. (2 Corintios 9:7)

                                                     -Iglesia Bíblica Bautista El Camino A La Cruz